• RU

  • EN

Blog

17
Sep

Informe sobre la toma de temperatura por parte de comercios, centros de trabajo y otros establecimientos

Informe sobre la toma de temperatura por parte de comercios, centros de trabajo y otros establecimientos

Como muchos ya sabréis, el pasado día 3 de mayo el Gobierno dictó la Orden SND/388/2020 por la que se iniciaba un periodo de desescalada dentro del estado de alarma que, a día de hoy, sigue vigente.

Dentro de este marco legal, las diferentes empresas y autónomos están procediendo a la reapertura de sus negocios. Muchas de ellas, en aras de no propagar el contagio, están tomando medidas como tomar la temperatura de las personas. Para determinar la posibilidad de que puedan acceder a centros de trabajo, comercios, centros educativos u otro tipo de establecimientos o equipamientos.

Ante esta situación, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) se ha pronunciado a través de una nota de prensa mostrando su preocupación por este tipo de actuaciones que se están realizando sin el criterio previo y necesario de las autoridades sanitarias y que puede suponer una injerencia en los derechos de los afectados. Cabe señalar que la temperatura es un dato de salud regulado por el Reglamento (UE) 2016/679 y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre.

En particular, la AEPD establece que en ningún caso podemos basarnos en el consentimiento del interesado para poder tomar la temperatura ya que estos no podrían negarse sin perder. Al mismo tiempo, la posibilidad de entrar al lugar al que quieren acceder. Por tanto, ese consentimiento no sería libre, uno de los requisitos necesarios para invocar esta base legitimadora.

¿Es obligatorio tomar la temperatura a los empleados de la misma empresa?

Ahora bien, el responsable del tratamiento (la empresa, comercio) sí podría tomar la temperatura a los empleados justificándose en la obligación legal que tienen de garantizar la seguridad y salud de las personas trabajadoras a su servicio en los aspectos relacionados con el trabajo (prevención de riesgos laborales). Esa obligación operaría a la vez como excepción que permite el tratamiento de datos de salud y como base jurídica que legitima el tratamiento. Sólo en casos puntuales y previo análisis individual, la obligación legal podría extenderse a tomar la temperatura de clientes o usuarios ajenos a la empresa en cumplimiento de la legislación de prevención de riesgos laborales cuando no sea posible una separación física entre los empleados y los clientes.

Para que el tratamiento pudiese basarse en un interés público en el ámbito de la salud pública, como la protección frente a amenazas transfronterizas graves para la salud, o para garantizar elevados niveles de calidad y de seguridad de la asistencia sanitaria, necesitaremos una norma por parte de las autoridades sanitarias que regule los requisitos.

Conviene insistir en que la AEPD advierte y recomienda, pero hay que señalar que, en ningún caso, sus informes son vinculante; por lo que será necesario analizar de forma individualizada cada caso. Ya que hacer un tratamiento de datos de salud sin una evaluación previa puede acarrear graves consecuencias.

Por último, recordemos que hay un alto porcentaje de personas asintomáticas que no presentan fiebre y personas que presentan temperatura elevada por causas ajenas al coronavirus, por lo que estas medidas podrían ser sustituidas por otras menos intrusivas como la limitación de aforo, el uso de guantes y mascarillas y la formación al personal.

Para cualquier aclaración no dude en contactar con nosotros en el email [email protected]

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *